Llega la 70

Tras la confirmación de que el GP Británico seguirá como parte del calendario de la Fórmula Uno por otros cinco años más, Silverstone se confirma como una parada obligatoria y tradicional entre los 20 pilotos de la parrilla.

Fue en 1950 que la pista ubicada en el condado de Northamptonshire recibió el primer GP y, desde entonces, ofrece algunas de las curvas más veloces en todo el deporte motor.
Abbey, Copse, Maggotts, Becketts y Stowe, son todos nombres que evocan grandes momentos en la historia de la F1, tanto del pasado como del presente, y todas ellas significan emocionantes retos a los equipos y a los pilotos de ahora en esta pista que lleva 69 GP’s en su historia.

El trazado actual combina baja, media y alta velocidad en las curvas. Encontrar el punto perfecto de agarre aerodinámico para sobrepasar las zonas de velocidad es vital para lograr la mejor vuelta.

También, es un circuito en donde los neumáticos se ponen a prueba, poniendo gran peso en un costado del monoplaza durante las curvas, provocando así una degradación máxima.
En resumen, es un trazado prestigioso que le da la mejor recompensa al piloto más hábil y la máquina mejor preparada.

“Silverstone es una pista sensacional y sus curvas rápidas exigen mucho a los pilotos y también al coche. Lo hemos hecho bien en los circuitos que combinan curvas rápidas con curvas lentas antes, por lo que en teoría deberíamos luchar por los primeros puestos durante todo el fin de semana”, aseguró Toto Wolff, director de la escudería Mercedes.

Solamente tres pilotos de la actual parrilla (Hamilton, Vettel y Räikkönen) saben lo que es ganar en el trazado británico, siendo el británico de las Flechas Plateadas con la mayor cantidad de victorias, empatado con Alain Prost y Jim Clark.

Leave a Reply