Vuelve a casa

A Kenia Lechuga le hacían el feo sus compañeras del equipo mexicano de remo, quizá porque la veían muy joven para formar parte de un representativo nacional.

Pero ahora que consiguió su pase a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, la atleta regia recuerda con una sonrisa aquellos momentos.

“Soy de las más jóvenes del equipo (21 años), generalmente el remo es un deporte longevo y tengo compañeras desde 25 a 35 años que en un tiempo me querían hacer un poquito el feo”, expresó Lechuga, quien ayer arribó a la Ciudad.

Kenia, vecina del municipio de Santiago, obtuvo el boleto a los Juegos Olímpicos el jueves, en la prueba Wx1 2 mil metros, individual, celebrada en Valparaíso, Chile.

“Lo más complicado fue que entré a la categoría de peso abierto y yo soy peso ligero”, explicó, “aún así me aventé, corría el riesgo de que ellas (las rivales) fueran mucho mejor y no importó”, contó la regia.

“Como quiera estuvimos en el podio y de 20 chicas quedé en tercer lugar”.

Lechuga celebró su logro con una persona que se ha vuelto muy especial en su vida.

“Festejé con mi novio, quien también calificó a los Juegos Olímpicos, se llama Juan Carlos Cabrera y es de la Ciudad de México”, externó.

Si en los días previos la atleta regia dormía sólo cuatro horas porque estaba cargada de adrenalina, después de su podio en Valparaíso no tuvo tiempo para cerrar los ojos.

Tomó un vuelo el viernes de Santiago de Chile a la Ciudad de México, a donde arribó a las 6:00 horas y en cuanto le autorizaron a tomarse el día libre compró un vuelo para venir a su casa a compartir la alegría con su familia.