Tuvo que sufrir

El combinado de Michael O’Neill es un rival incómodo. Con 12 puntos y cuatro victorias en su doble cruce con Bielorrusia y Estonia, la ‘Green and White Army’ miraba de tú a tú a Alemania y a Países Bajos desde lo alto de la tabla. En Belfast, el combinado norirlandés preparó un partido complicado a una ‘Mannschaft’ con dudas. Presión alta, ida y vuelta, pierna fuerte… Una batalla que superó Alemania acercándose a la Eurocopa. Tras el 0-2 son líderes de grupo.

No fue la noche de Werner y sí la de Peacock-Farrell. El meta del Burnley amargó al atacante del RB Leipzig cerrándole todos los caminos del gol. Fue el muro de una Irlanda del Norte que también se acercó a Neuer. Cada balón desde los costados servido por Dallas o Lewis creaba peligro en el área visitante. Washington estuvo cerca el premio… pero Tah lo evitó bajo palos.

En el segundo acto, Alemania aceleró. Comenzó a presionar, a mover rápido el cuero con Gnabry, Brandt y Reus y surgió el gol. El lateral derecho centró y el izquierdo conectó una volea a la red. Klostermann la puso y Halstenberg se estrenó con Alemania. La conexión del RB Leipzig dio alas a la ‘Mannschaft’.

Irlanda del Norte respondió. Subió la intensidad con la salida de Whyte y Windsor Park comenzó a rugir. Una jugada del extremo del Cardiff la mandó cruzada fuera Dallas en la mejor ocasión norirlandesa. Apretaron… hasta que Gnabry hizo el 0-2 en la última jornada. El atacante del Bayern suma nueve goles en 10 partidos con Alemania. Un golpe definitivo. Respira Alemania tras superar la trampa de Irlanda del Norte.

Leave a Reply