Sin gas

El Bayern de Múnich empezó la Bundesliga con un tropiezo en casa. El gigante bávaro, ganador de las últimas siete ediciones de la Liga alemana,empató (2-2) ante el Hertha de Berlín y ve así aumentar las dudas que la derrota en la Supercopa había creado.

Con el último fichaje, Ivan Perisic, en la grada, y Lucas Hernández en el banquillo el único fichaje titular fue Pavard. Aún así, fue un ‘viejo conocido’, Robert Lewandoski, el encargado de poner los goles. Sin embargo, la poca fiabilidad de la defensa y la incapacidad en generar peligro en los últimos 30 minutos condenaron el equipo de un Niko Kovac que ya sufre bastante contestación en el entorno del club.

Leave a Reply