Sigue enrachado

Nico Rosberg llega enrachado y al tope de su juego al Gran Premio de Bahrein, segunda fecha de la temporada 2016 de la Fórmula Uno.

El alemán de Mercedes es el líder del Campeonato de Pilotos tras su victoria de hace dos semanas en Australia, su cuarto triunfo consecutivo después de cerrar el calendario 2015 con triunfos en México, Brasil y Abu Dhabi.

“Hemos vuelto a levantar nuestro nivel con un auto fantástico”, comentó Rosberg de cara al compromiso de este fin de semana en el circuito de Sakhir.

La carrera parece a modos para que las Flechas Plateadas salgan airosas de nueva cuenta, en un circuito de cuatro largas rectas que favorece a los autos de mayor potencia.

El setting de los autos de la estrella de tres picos para circuitos de clima desértico y condiciones de arena en la pista no ha tenido rival en las últimas dos campañas.

El campeón mundial, el inglés Lewis Hamilton, ha ganado las dos últimas ediciones de este Gran Premio, en 2014 a la cabeza del 1-2 con Rosberg y el año pasado con el Ferrari de Sebastian Vettel y su coequipero como acompañantes en el podio.

La nueva regla de reducir al mínimo la intercomunicación piloto-pits, para dar mayor relevancia a la responsabilidad del piloto en la estrategia de neumáticos, introduce otro elemento a las carreras de este año.

En Australia, tanto Rosberg como Hamilton perdieron posiciones en la arrancada, pero sus planes de carrera, aunados a la fiabilidad de W07 Híbrido, les retribuyeron las dos primeras posiciones.

Rosberg avizora una férrea competencia tanto de Hamilton como de los Ferrari en el Gran Premio.