Se le hace

En el futbol hay ocasiones en que algunos sueños se pueden convertir en realidad, como sucedió anoche con los jugadores de Tigres, Nahuel Guzmán y Guido Pizarro.

Nahuel optó por jugar como delantero y le cedió los guantes a Pizarro para que el mediocampista se convirtiera en portero de su equipo en una “cascarita” a ritmo botanero en la cancha del Instituto Franco Mexicano, en San Pedro.

Guzmán y “El Conde” son socios en TeqBeat, un proyecto de ligas de futbol soccer, futbol siete, futbol nueve y futbol nueve femenil, así como en una liga de padres de familia de colegios privados sampetrinos y del área metropolitana.

Tras presidir la junta previa al torneo para mayores de 35 años y acompañados de su socio Tomás Martínez, los jugadores felinos saltaron a la cancha en una noche fría y en la que tuvieron como espectadores a sus compañeros Francisco Meza y Lucas Zelarayán.

Nahuel tuvo un rol protagónico en el casi medio tiempo que duró la “cascarita”, actuando como delantero. Mientras jugaba, se dio tiempo para grabar las acciones a través de su teléfono celular.

Guzmán fue “El Jugador Más Valioso” del partido, al anotar dos goles y dio un pase para otra anotación en la victoria de 5-1. Mostró sus dotes con la pierna izquierda, al sacar un potente disparo hacia la portería contraria.

Pizarro, por su parte, no fue muy exigido por la escuadra blanca, pero tuvo un par de oportunas intervenciones, una al rechazar con el pie un disparo y otra con una oportuna salida por arriba para quedarse con el balón.

“La verdad es una gran satisfacción para nosotros que ya estamos adultos jugar contra ellos (Nahuel y Pizarro), que participan en una liga profesional.

“El que nuestros hijos vean fotos o videos con ellos, es un recuerdo que va a quedar para siempre y quedará plasmado en fotos”, expresó José Cruz, capitán del Colegio CEFI.

Leave a Reply