Rostros de incredulidad

Luego del trago amargo de la eliminación en la Champions League, el Barcelona retornó a los entrenamientos ahora concentrado en la Liga.

El equipo practicó con todos sus hombres que jugaron ayer, salvo Piqué, quien estuvo ausente.

En los rostros de los jugadores era notoria la “cruda” de la eliminación un día antes, cuando Barcelona perdió 2-0 ante el Atlético de Madrid, en los Cuartos de Final de la Champions, en el Vicente Calderón.

La sesión fue a puerta cerrada y Luis Enrique dispuso de casi toda su plantilla sin problemas, ahora pensando en su rival del fin de semana en la Liga de España, el Valencia.

El Barcelona está en una ligera crisis que lo ha llevado a perder los dos últimos juegos de Liga y esta eliminación en la Champions.

El equipo debe apurarse pues los recientes descalabros en la Liga lo tienen con apenas 3 puntos más que el Atlético de Madrid y 4 arriba del Real Madrid.

Tras el entrenamiento, Aleix Vidal recibió el alta médica tras 10 días de baja por lesión muscular. Rafinha también podría recibir el alta en breve. Siguen lesionados Mathieu, Sandro y Vermaelen.