Respira el Valencia

El Valencia consiguió respirar con una victoria 2-1 necesaria para sus aspiraciones de permanencia gracias a un gol de Álvaro Negredo en tiempo de prolongación ante un Sevilla que continúa con el maleficio de no sumar como visitante.

El gol de Negredo dio la victoria a un equipo que había ido por delante en el marcador desde el final del primer tiempo hasta el minuto 86 en el que Kevin Gameiro había establecido la igualada.

Fue un partido de dominio absoluto del Valencia en la primera mitad y en el que el Sevilla mejoró sensiblemente tras el descanso cuando, a pesar de no disponer de claras ocasiones de gol, fue capaz de nivelar el marcador, aunque finalmente se le escapara la igualada.

Desde que se puso el balón en juego, quedó patente cual era el equipo con el objetivo más claro, ya que el Valencia derrochó una gran intensidad ante un rival más contemporizador, que jugará el jueves un partido clave en la Liga Europa ante el Athletic de Bilbao.

Los valencianistas impusieron un ritmo frenético a su juego, se convirtieron en dominador del partido tanto en ataque como en defensa y aunque las ideas futbolísticas del equipo no han mejorado sustancialmente, la intensidad y el derroche de energías fueron sus principales armas.

Durante la primera media hora de partido, el conjunto de Pako Ayestarán dispuso de varias ocasiones para marcar, forzó media docena de córners y jugó siempre cerca de la portería de Sergio Rico.

El conjunto sevillista, con varias novedades en el equipo, no pudo con el empuje de su rival y apenas se acercó a la portería valencianista.

El partido llegó al descanso con 1-0 en el marcador gracias a una falta lanzada por Parejo en el minuto 41 que rozó en un defensor y no dio opciones al meta del equipo andaluz.