¿Regresan los miedos?

Cruz Azul acaricia una nueva Final, la primera después de 24 meses y la segunda en la era actual de la Copa MX.

Desde abril del 2014, cuando disputó y se adjudicó la serie final en la Liga de Campeones de Concacaf, La Máquina quizá no ha estado tan cerca de otro rol protagónico en un torneo como ahora lo vive en el certamen copero al disputar hoy la Semifinal a los Rayos del Necaxa en el Estadio Azul a las 20:00 horas.

El 23 de abril de hace dos años, los celestes se apegaron a la regla del gol como visitante y al empatarle 1-1 al Toluca celebraron el pase al Mundial de Clubes, uno de los dos únicos festejos que tiene el club en los más recientes 18 años.

El otro fue precisamente en la Copa MX, en el 2013, al recurrir a la tanda de penales para dejar en el camino a otro de los añejos equipos del futbol mexicano, Atlante, y levantar así un trofeo que parecía ser el preámbulo para la obtención de la Liga, lo cual ya no aconteció.

Pero el destino coloca otra vez a Cruz Azul en lo alto, al menos en la Copa, ahora contra un conjunto, Necaxa, que precisamente lo derrotó en otra Final, la de Liga en la temporada 1994-95.

La Máquina llega a esta Semifinal ante los Rayos con la característica de haber enfrentado sólo a clubes del Ascenso, mientras los eléctricos dejaron fuera a escuadras del Máximo Circuito como León, Morelia y Tijuana.

Los cementeros tienen las bajas de Jorge Benítez, de dos a tres semanas fuera por lesión en los isquiotibiales de la pierna izquierda, y de Víctor Vázquez, quien no estará 15 días por una distensión de ligamentos en la rodilla izquierda.