Quieren comprarlas

Aquella noche del 30 de octubre del 2002 en el extinto Club Guadalajara, había un adolescente de 13 años con un Certificado de Aportación en sus manos entre todos los socios.

De pronto se escuchó una voz fuerte en la mesa directiva:

“¿Se hará valido el voto del niño o no?”, fue la pregunta que uno de los miembros de la Asamblea, lanzó a los otros más de 180, en su mayoría ansiosos por aprobar la transformación de la Asociación Civil por Sociedad Anónima, y así vender a Jorge Vergara cada certificado en 6 millones de pesos, y con ello, la propiedad del club que nunca antes en su historia tuvo un único dueño.

Ese jovencito, que al final decidió vender por beneficiar a su familia, que vivía momentos difíciles en la economía, era Agustín Levy Chaparro.

Hoy, a los 30 años, Agustín es empresario, con una inmobiliaria consolidada en la región y es autor de la marca Chiva Hermano A.C., movimiento que en las últimas semanas ha hecho pública su intención de comprarle a la familia Vergara toda la organización rojiblanca.

“Ellos ya conocen del proyecto. Yo te puedo decir que le veo posibilidades por la respuesta que hubo, estamos esperando que nos den la cita. Yo lo estoy haciendo a través de un asesor, creo que es la metodología adecuada, esa es la manera de hacerlo. Tenemos que ser muy educados en todo”, declaró Levy.

Hoy, ya con un respaldo de 200 interesados en la primera etapa para consolidar el fideicomiso de su Asociación Civil, Levy mostró su preocupación de que el Rebaño Sagrado pase a manos de empresarios ajenos a la tradición e identidad jalisciense. Sobre todo frente a una inesperada ausencia física de Jorge Vergara como cabeza.

“No sería nada bueno para la historia del Guadalajara. Que alguien o una empresa, o un grupo que no sea tapatío se quede con el equipo, que no sienta esa pasión, creo que eso sería un tema”, opinó Levy.

Su proyecto estaba enfocado en salir a la luz en 2021, ya con el fideicomiso consolidado, pero hoy cree que los tiempos se aceleraron.

“El modelo sería de negocio, de generar, pero volviéndolo patrimonio social. ¿Y por qué ya? porque los tiempos están apretados. Yo creo que si nos tardábamos más… porque lo teníamos visualizado al 2021, pero que se haya filtrado el tema y nos adelantó, pero tiene que ver con que los tiempos son importantes para así alcanzar a convertirlo en patrimonio social y que el día de mañana no pueda terminar en manos que no van a devolverle la identidad al equipo. En manos de gente que no se va a ocupar de esto”.

Levy Chaparro está acompañado en esta aventura de su tío Jorge Levy Alarcón, y de su socio Ángel Serrano, quienes tienen proyectado tener para el 2021 ya consolidado el fideicomiso con el fondo suficiente para comprar el mundo Chivas, con el equipo, el estadio, las instalaciones y todo lo que la marca implica.

“Sólo pedimos que nos escuche, que nos permita jugar el partido. Lanzar el fideicomiso y ver qué opinan los Chivahermanos, a ver si se junta el dinero”, agregó el joven empresario.

En el 2015 Angélica Fuentes, hoy ex socia y ex esposa de Jorge Vergara, afirmó que Chivas en global tenía un valor cercano a los 800 millones de dólares.

Leave a Reply