¿Problemas de espalda?… no vaya al Jalisco

Si usted padece problemas de espalda y planea asistir a algún partido en el Estadio Jalisco, de Atlas o la UdeG, piénselo bien, pues no habrá respaldos en unos 3 mil asientos y todavía no eligen el modelo de butacas que tendrán las tribunas.

Las obras previas para el embutacamiento del estadio han comenzado. Ya hay zonas sin herrería en una sección de Preferente Poniente, aunque la directiva de Clubes Unidos aún no sabe cuál será la elección para vestir la casa de los Leones Negros y los Zorros.

El tiempo apremia, pues el estadio debe estar completamente embutacamiento antes del inicio del Apertura 2016, así que la herrería continuará siendo removida en las siguientes semanas, aunque Alberto Castellanos, presidente de Clubes Unidos, no descarta dejar sin butacas la parte alta si no llega a haber patrocinadores para solventar el gasto.

“Hay dos escenarios, yo creo, posibles. Uno, donde puede entrar efectivamente dinero de patrocinios o de apoyo de parte del Gobierno y que, a partir de ahí, pueda hacerse un trabajo de modernización del estadio en sus dos plantas, que se puedan embutacar las dos plantas”, expresó Castellanos, también presidente de los Leones Negros.

“En caso de que no fuera este escenario, el otro es un poco más conservador: tendríamos que resolver entre Atlas y nosotros el embutacamiento de la parte baja del Estadio Jalisco, la resolución de vestidores y el circuito cerrado de televisión, que son las tres cosas que mínimamente nos pide la Liga MX”.

El costo por embutacar el Jalisco, mejorar los vestidores y adquirir software de circuito cerrado ronda los 15 millones de pesos.