Por fin regresan

Padres y Astros ya están muy acostumbrados a viajar a México.

Por primera vez desde 2004, las Grandes Ligas volverán a la Capital del País para disputar este fin de semana dos juegos de pretemporada, en los que se medirán San Diego y Houston en el Estadio Fray Nano, casa de los Diablos Rojos del México.

La novena californiana jugó dos encuentros de exhibición en la Ciudad de México en 1972 y 1981, en el desaparecido Parque del Seguro Social. Al siguiente año, en 1982, disputaron un choque en Tijuana, además otros dos en Culiacán, en 1997 y 2001.

La última vez que los Padres viajaron al País para un partido de “Spring Training” fue en 2002, cuando enfrentaron a los Diamantes de Arizona, en Hermosillo.

Incluso, San Diego estuvo en una serie inaugural de tres juegos frente a los Mets de Nueva York en Monterrey, en 1996, y un Juego Inaugural ante los Rockies de Colorado, también en el “Palacio Sultán”, en 1999, los únicos choques oficiales en México en la historia.

Los Astros fueron el último conjunto en viajar a la Capital del País, en 2004, cuando disputaron dos encuentros ante los Marlines de Florida. También viajaron al País en 2000 y 2001.

Sin embargo, el recuerdo de Houston en el Foro Sol no es muy grato para los aficionados mexicanos.

Con todo y que el equipo texano mandó a la loma al siete veces ganador del Cy Young, Roger Clemens, el “Infierno Solar”, que tenía una capacidad para 27 mil espectadores, sólo pudo reunir a cerca de 12 mil.

Además, el segundo de los dos duelos entre Astros y Marlines terminó 2-2, en una serie que estuvo marcada por el pitcheo.

“Tenemos que ver el final, ver un ganador. No hay empates en el beisbol, ¿cierto?”, lamentó en aquel entonces un aficionado.

A pesar de que la altura de la Ciudad de México es sinónimo de ofensiva en el beisbol, Houston y Florida sólo pudieron fabricar 11 carreras, gracias a 34 hits y cinco jonrones.

Los frailes y esta nueva versión de los Astros, que luce más poderosa con el bat, esperan cambiar la historia.