Poco a poco

David Ortiz volvió a Boston, donde seguirá recibiendo atención médica el lunes, un día después de que el ex toletero de los Medias Rojas fue emboscado por un hombre que le dio un tiro en un bar.

Un avión-ambulancia que transportaba al deportista retirado de 43 años aterrizó anoche en Boston, procedente de República Dominicana, el país natal de Ortiz, donde ocurrió el ataque, informaron los Medias Rojas.

Ortiz se encontraba estable en la unidad de terapia intensiva de una clínica en Santo Domingo, donde los médicos le extirparon la vesícula y parte de los intestinos, informó Leo López, portavoz del ex pelotero.

López dijo que el hígado del toletero también resultó lesionado por el ataque del domingo por la noche.

Fuerte jonronero con una sonrisa compradora, Ortiz, de 43 años, es idolatrado en la República Dominicana y en Boston, donde guió a los Medias Rojas a tres títulos de la Serie Mundial. Fue elegido al Juego de Estrellas en 10 ocasiones y totalizó 541 cuadrangulares.

En Estados Unidos miles rezaron por que se mejore y le enviaron buenos deseos.

El receptor estelar de los Patriotas de Nueva Inglaterra Julian Edelman se sumó a una gran cantidad de deportistas que se solidarizaron con Ortiz a través de las redes sociales.

“Papi, toda Nueva Inglaterra está contigo”, escribió Edelman en Instagram.

Los Medias Rojas ofrecieron a Ortiz todos los recursos disponibles y enviaron la aeronave para trasladarlo a Boston.

“Ya está en el Monte Rushmore de los deportes de Boston”, comentó Eddie Romero, el director general adjunto del equipo.

El padre de Ortiz, Leo, declaró a la prensa afuera del hospital que no sabía por qué alguien querría hacerle daño a su hijo.

“Está descansando”, expresó. “‘Big Papi’ seguirá con nosotros mucho tiempo”, acotó.

Leo Ortiz se dijo complacido por la atención médica que había recibido su hijo. Sin embargo, explicó que se le trasladaría a Boston de modo que pudiera estar con su esposa y con el equipo médico de los Medias Rojas.

Leave a Reply