Piensa en la fiesta

El entrenador del Barcelona, Luis Enrique Martínez, ha preferido mirar el “lado positivo” de la mala dinámica por la que pasa su equipo, que suma uno de los 12 últimos puntos posibles en la Liga, y ha admitido que celebrarán una gran fiesta si levantan el título.

“Me va el ritmo y la adversidad, lo tengo en los genes gijoneses; soy así de gilipollas. A mí me va el baile, tengo unas ganas enormes porque no me puedo imaginar el fiestón que nos vamos a pegar si ganamos la Liga”, ha aseverado en la rueda de prensa previa al encuentro que mañana disputarán contra el Deportivo de La Coruña.

El preparador asturiano afronta con optimismo la visita a Riazor, donde espera que su equipo juegue como lo hizo contra el Valencia, si bien confía en que su jugadores estén más acertados de cara a portería.

“Me aferro a mis jugadores, a su actitud, a la manera de competir que tienen y a la fe que tengo de que puedan ganar todos los partidos que quedan. Hay que mejorar y conseguir que el rival te llegue menos”, ha enfatizado.

En este sentido, ha querido enviar un mensaje positivo a su plantilla.

“Me basaría en lo que estamos haciendo ahora. Hay que centrarse en lo positivo e intentar que los aspectos negativos generen menos secuelas y que el jugador las supere”.

En cualquier caso, al ser preguntado por la mentalidad de sus jugadores en este último tramo de la temporada, Luis Enrique ha recordado que “si necesitan ayuda psicológica, tiene al mejor psicólogo deportivo en el club: Joaquín Valdés”.

El Barcelona buscará mañana acabar con la racha de cuatro jornadas ligueras sin conocer la victoria que le ha dejado sin margen de error en la Liga, cuando quedan cinco jornadas para su finalización.