Noche histórica

Hace muchos años que la NBA no tenía un final de la campaña tan emocionante.

La temporada 2015-16 será recordada por los aficionados de la Liga, pues esta noche, y curiosamente a la misma hora, se presentará el último juego como profesional del legendario Kobe Bryant, de 37 años, y de paso los actuales monarcas, Warriors de Golden State, buscan imponer una marca de más triunfos, y así hacer a un lado lo conseguida por los inolvidables Bulls de Chicago, de Michael Jordan, en la 1995-96, hace exactamente 20 años.

Ambos juegos serán en California. Los Lakers le harán fiesta a Kobe Bryant en el Staples Center en un duelo que luce complicado, pues van contra el Jazz de Utah, que busca meterse a los Playoffs en el partido final.

Y en Oakland, muy cerca de San Francisco, la Oracle Arena se convertirá en un manicomio cuando la tripleta de Stephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green reciban a los Grizzlies, que ya están clasificados y a quienes derrotaron apenas el fin de semana pasado en Memphis.
Irónicamente son dos campañas distintas para Warriors y Lakers.

Los angelino terminarán con la peor temporada desde que nacieron en Minneapolis, acumulan 16-65, mientras que Golden State llega con 72-9, queriendo poner ese mágico 73-9 y desmarcarse de los Bulls.

Al final, a Lakers el resultado no le interesa. Sólo que Kobe tenga una actuación que recuerde toda la vida.

“Terminar la carrera en casa significa todo para mí. Crecí siendo un fanático de los Lakers, así que se convirtió en realidad el sueño de un niño que quería crecer y jugar para su equipo favorito durante 20 años, toda su carrera. He visto a esta ciudad crecer y desarrollarse, y viceversa. No hay otro lugar donde yo preferiría terminar mi carrera”, puntualizó ayer Kobe a la prensa estadounidense.

En tanto, Curry, quien todo indica repetirá como el Jugador Más Valioso, jamás imaginó tener el récord a la mano.

“Sabía de esta marca, pero uno en realidad nunca piensa esto con la perspectiva de que alguien lo busque. Era como un número que estaba ahí y que parecía inalcanzable”, declaró.