No fueron lo únicos

No sólo fueron agredidos el comediante Jorge Ortiz de Pinedo y su hijo, sino también otros aficionados de Rayos.

La eliminación del Cruz Azul en la Copa MX, a manos del Necaxa, desató la ira de los aficionados celestes, pues se registraron diversas broncas dentro y fuera del estadio Azul.

De hecho, una fuente cercana a la organización del partido aseguró que los altos mandos de la SSP-DF ya no se encontraban en el Azul, al término del duelo, pues se habían desplazado al estadio Olímpico Universitario, para dirigir la seguridad en el partido entre Pumas y Olimpia, por la Copa Libertadores.

Cuando una familia abandonaba el lugar, frente al Superama ubicado a unos pasos del inmueble cementero, fueron abordaros por alrededor de 15 integrantes de la barra La Sangre Azul, quienes empezaron a apedrearlos.

Esta familia huyó y tuvo que recluirse en el cerco que las autoridades del Azul montan frente a la Puerta 1 del estadio, para evitar la agresión.

Además, se registró otra bronca entre seguidores necaxistas y celestes enfrente del acceso 3.

Incluso, cerca de los palcos de prensa, otra trifulca nació apenas el árbitro Eduardo Galván pitó el final del encuentro.

Dos aficionados de Necaxa fueron golpeados por otros dos de Cruz Azul, y aunque contestaron los golpes, los dos jóvenes no conseguían salir de la pelea, pues la escalera que conecta con la salida del Estadio Azul estaba repleta por los aficionados que intentaban abandonar el inmueble.

Uno de los agredidos sangraba de la nariz, mientras el otro tenía un corte en le ceja. No fue hasta la intervención de los elementos de Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal que la trifulca se detuvo.