Múltiples lenguajes

Un serbio, un croata, un griego, dos escoceses y hasta un dominiqués serán rivales de México hoy en Vancouver.

No se trata de un representativo Resto del Mundo, sino de la Selección de Canadá que acude a los lugares más recónditos para armar a su representativo.

Ya su técnico Benito Floro confesó las dificultades para elegir a sus futbolistas ante la carencia de una Liga local. Por eso la plantilla es peculiar no sólo por sus lugares de origen, sino también por los clubes en donde juegan.

Mientras la FMF gestionó para la convocatoria ante cuadros como el Bayer Leverkusen alemán y el PSV Eindhoven holandés, Canadá se puso en contacto con el Ludogorets de Bulgaria, el AIK de Suecia, en el Diósgyori de Hungría, el Bodo/Glimt de Noruega, el Crewe Alexandra de Inglaterra y en Shimizu S-Pulse de Japón, por citar algunos casos.

El portero Milan Borjan es de origen serbio. Nació en Knin, pero la guerra en Yugoslavia lo obligó a emigrar junto a su familia a Canadá, en la búsqueda de una mejor calidad de vida y juega con la Hoja de Maple a manera de agradecimiento por su hospitalidad. Milita en el Ludogorets búlgaro.

“Recuerdo todo de la guerra, pero no me gusta hablar acerca de la guerra y estoy intentando sacarlo de mi mente”, dijo al periódico The Globe and Mail.

Kenny Stamatopoulos, otro de los guardametas, emigró de Grecia a Canadá cuando era un niño y, como era lógico, su primer acercamiento fue con el hockey sobre hielo.

Manjrekar James, nacido en Roseau, Mancomunidad de Dominica, se mudó con sus padres a North York, en Ontario, a los 9 años.