“Me dieron una patada en el culo”

El “Pollo” despotricó con el club que lo vio nacer.

El capitán de la selección mexicana que obtuvo el título mundial, Antonio Briseño, se fue duro y a la cabeza contra el Atlas, rival de este fin de semana en el Clásico Tapatío.

Ocho años después y como defensa de las Chivas, el “Pollo” explicó los motivos por los que no guarda gratos recuerdos de su etapa con los Rojinegros.

“Cuando no me quisieron, me dieron una patada en el culo… vámonos y esto es así; entonces, uno se queda con los clubes que te valoran, como me valoró en su momento Tigres y Chivas, que han ido (a buscarme) y me han valorado”, declaró.

El zaguero llegó al Atlas a los 8 años y jugó en todas las categorías, hasta convertirse en capitán de la Selección campeona del mundo Sub 17 en 2011.

Leave a Reply