Lo extrañan

Hasta hace un año, la presencia de Jorge Vergara intimidaba a jugadores, empleados y personal cuando lo veían llegar al campo de entrenamiento de las Chivas.

Antes o después de un partido, sus palabras presionaban o estimulaban más que las de cualquiera otro personaje del entorno rojiblanco.

Así era el Guadalajara cuando aparecía el empresario, físicamente, en mensajes a través de los medios, entrevistas o desplegados.

En sus pláticas con futbolistas, la influencia del dueño del club siempre tuvo efecto.
Vergara cumplió hoy un año de estar lejos de su equipo.

El 10 de abril DE 2018 observó, en la Arena Red Bull, de Nueva York, el duelo de vuelta de las Semifinales de la Liga de Campeones Concacaf, entre los Red Bulls y las Chivas.

Una charla informal horas antes del juego fue la última ocasión en que vio en persona al plantel y al cuerpo técnico encabezado por Matías Almeyda.

El duelo terminó sin goles y el Rebaño avanzó a la Final.

Hoy, las Chivas, con Alberto Coyote en el timón, están en otra severa crisis, pero con la gran diferencia de que Vergara no está.

El control quedó en manos de su hijo Amaury y de José Luis Higuera, director general.

Siete jugadores del plantel no lo conocen ni han podido saludarlo.

En nueve meses como DT, José Saturnino Cardozo tampoco lo vio, aunque sí tuvo una charla telefónica con él cuando fue presentado.

Leave a Reply