Le pone pasión

Apenas pitó Jair Marrufo el final del juego y Diego Alonso corrió apresurado hacia una de las cabeceras del “Gigante de Acero” para festejar eufórico con la afición el título que se ganó.

Luego se pasó a una de las tribunas laterales y en su celebración hizo la señal de que se habían coronado “con hue…”. Era su noche.

Tras dos torneos cuestionado por su forma de juego, por echar atrás al equipo, así se tratara de un juego de rol regular, de Liguilla o una Final de Copa como la que perdió en casa, anoche sacó toda la presión.

Y lo hizo otorgándole una de las alegrías más grandes a la afición rayada, de la cual un gran sector semana a semana lo juzgaba, pese a tener buenos torneos. Los hinchas le pedían título y anoche se los dio.

“Yo cuando llegué aquí no sentía la presión por todo lo anterior, asumimos la responsabilidad y la oportunidad”, dijo Alonso, quien acudió a la rueda de prensa cargando el trofeo de la “Concachampions” y acompañado de su cuerpo técnico.

“Y qué mejor de hacerlo en estas circunstancias, volverse a enfrentarse (a Tigres) después de un año y medio a pesar de que nosotros no estábamos aquí (en la Final del Apertura 2017) y lo tomamos como propio porque nos hacemos cargo del presente, de lo que va a pasar, pero también del pasado y lo asumimos con responsabilidad”.

Al final, Alonso dedicó el título a la afición, ésa que tanto lo criticó y que exigía un título.

El uruguayo pasó de ser un técnico cuestionado, a uno vitoreado.

Leave a Reply