Lamenta tanto extranjero

Desde su trinchera como técnico del juvenil A del San Cugat y como uno de los afectados de la oleada de técnicos extranjeros de la Liga MX, Juan Francisco Palencia lamenta las pocas oportunidades para los estrategas mexicanos jóvenes en su propio País.

Después de prepararse durante cuatro años en Barcelona -sin contar el año que asó como director deportivo del Guadalajara-, Palencia está listo para tocar las puertas del campeonato mexicano.

Más allá de que ya le dio la vuelta a los campamentos en España y de que conoció las metodologías del Chelsea y el Ajax, el ahora DT admite su inquietud por lo que ocurre en México, en donde sus contemporáneos y ahora estrategas como Ramón Morales y Joaquín Moreno no logran abrirse paso.

“No es la baraja de técnicos, sino que cada vez hay menos técnicos mexicanos, cuatro o cinco, casi un tercio de los equipos, y eso sí que es más preocupante”, advierte Palencia mientras bebe un café orgánico en OhBo, un conocido restaurante en el tradicional Distrito de Les Corts, cerca de su casa, a unos 10 minutos del Camp Nou.

Paco apostó por prepararse en Europa dadas las ventajas geográficas para visitar distintos países.

Adora la calidad de vida en Cataluña, sus grandes banquetas (tan anchas como la Avenida Insurgentes), el poder degustar un jugo de naranja sin que nadie lo interrumpa por una foto o un autógrafo, y el moverse por la ciudad en su moto Vespa. El gimnasio le queda a 15 minutos de casa.

Lo único que altera esa tranquilidad es la reflexión del futuro como técnico en una Liga que apuesta poco por el mexicano.

“Ramoncito Morales ha estado mucho tiempo en Chivas, en fuerzas básicas, ha sido campeón de la Sub 17, en la 20 lo ha hecho muy bien, y ahora cuando ha habido transición, le dan la oportunidad en el primer equipo, lo dejan dirigir uno o dos partidos y luego traen a otro, y él es de casa, conoce Chivas de arriba a abajo.

“Otro es Joaquín Moreno, quien conoce a Cruz Azul muchísimo, ha estado mucho en la Sub 20. Hay gente que se prepara, pero hay otros que creen que porque jugaron al futbol y tienen el título, ya pueden dirigir”, señala.

Palencia tuvo ofertas en México antes de emigrar en 2011, pero no se sentía capacitado. No quiso caer en el cliché de que cualquier buen jugador puede romperla como técnico. Pero ahora sólo espera que suene el teléfono y sea una llamada desde México.

“Sí me siento capacitado para ayudar al futbol mexicano. Que todo lo que he aprendido y manejo (pueda) transmitirlo para que los chicos tengan más herramientas y el futbol mexicano vaya para arriba”, afirma.