La más demandante

Tras su llegada al calendario de Fórmula Uno en 2008, el Gran Premio de Singapur ha probado año con año ser la carrera más demandante de la campaña.

Con temperaturas que siempre llegan a los 50 grados centígrados en la cabina del piloto, la prueba nocturna en el circuito callejero de Marina Bay exige un gran trabajo físico al piloto, quien llega a perder hasta 3 kilogramos en sudor durante este GP.

Las 61 vueltas de la carrera presentan un severo desafío mental también, pues las 23 curvas diseñadas en los más de 5 kilómetros requieren concentración máxima y una precisión notable.

Singapur también es la prueba de más duración en la Fórmula Uno, pues de las 11 ediciones que se han corrido ha llegado a topar las dos horas de límite permitidos o ha fracasado en cumplir el kilometraje pactado en cuatro ocasiones.

Además, al ser una prueba que se realiza a la luz de la luna, se utilizan más de mil 500 proyectores de luz.

El proyecto original fue diseñado por Herman Tilke, pero posteriormente fue redefinido por la empresa KBR y, ahora, es una de las fechas más especiales del calendario.

Desde su primer carrera, realizada en 2008 y ganada por el Renault de Fernando Alonso, la pista asiática probó su valía como una de las más emocionantes del Gran Circo.

“Me gusta el reto físico y mental que supone Singapur, es un fin de semana intenso y uno en el que tienes que estar más preparado que en otros. Aprendí mucho de mi primera carrera allí en 2011, por lo que tienes que estar listo y en forma”, aseguró Daniel Ricciardo, de Renault, quien logró con Red Bull cuatro podios consecutivos en Marina Bay, de 2014 a 2017.

Leave a Reply