Justamente ante los Carneros

La leyenda de Tom Brady comenzó el 3 de febrero de 2002 contra los Carneros.

Diecisiete años después, el futuro miembro del Salón de la Fama se volverá a ver las caras ante este equipo en el Gran Juego.

En aquel entonces, la franquicia que volvió a Los Ángeles para la temporada 2016 jugaba en San Luis y apenas habían pasado dos años desde que alzó su primer y único trofeo Vince Lombardi.

El joven Brady, de 24 años en aquel entonces, y los Patriotas lucían como víctimas en el Super Bowl XXXVI ante los veteranos Kurt Warner y Marshall Faulk, inmortalizados en Canton, Ohio, y quienes comandaban el llamado “The Greatest Show on Turf” (El Mejor Espectáculo en Césped Artificial).

Sin embargo, Brady necesitó sólo un pase de touchdown, una intercepción que Ty Law regresó a las diagonales y un gol de campo de 48 yardas de Adam Vinatieri, mientras expiraba el tiempo en el reloj del último cuarto, para vencer 20-17 a los poderosos Carneros.
Ahora, los papeles estarán invertidos.

Jared Goff, de 24 años, y Sean McVay, quien el jueves cumple 33 años y será el entrenador más joven en la historia de un Súper Domingo, retarán al quarterback de Nueva Inglaterra, de 41 años, y al coach Bill Belichick, quienes se han coronado otras cuatro veces y disputado ocho Súper Tazones más desde entonces.

Los Ángeles buscará evitar una tercera derrota en el Super Bowl, mientras que los Patriotas, que son considerados ligeramente favoritos en los primeros momios, intentarán empatar a los Acereros con la mayor cantidad de títulos (6) en la historia de la NFL.

El Mercedes-Benz Stadium, de Atlanta, Georgia, verá a la leyenda contra la joven promesa.

¿Quién ganará?

Leave a Reply