Jugó lesionado

“Esto es para valientes”. Esa frase hizo eco en Guillermo Ochoa, quien jugó lesionado la Final de la Copa Oro.

El portero mexicano se lastimó el aductor derecho en el entrenamiento de ayer. Sintió que se perdía la Final. De hecho, Hugo González antes del primer tiempo y Jonathan Orozco previo al segundo calentaron, por si las dudas.

“El cuerpo médico me trató de la mejor manera, al final con puntos, hizo lo que sea para que estuviera en la cancha, no podía despejar, pero quería estar en la cancha.

“En el calentamiento sentí esa impotencia de que no podía despejar, pero sentí el apoyo mis compañeros, del ‘Tata’ sobre todo, me dijo que ‘no es fácil, esto es para valientes’ y no quería fallarles'”, dijo el guardameta mexicano.

Aun así Ochoa intervino en varias de las ocasiones de gol de Estados Unidos, en particular en el mano a mano en que superó a Christian Pulisic.

Leave a Reply