Gusta diversidad

Ni Oribe Peralta ni Carlos Vela ni Giovani dos Santos, es Eduardo Herrera el que ocupa un espacio en la delantera de la Selección Mexicana para enfrentar a Canadá.

En el Tricolor parece que se terminaron los llamados por fama o por mera jerarquía. Si algo entusiasma al atacante de los Pumas es la sensación de que el momento futbolístico es lo primordial para Juan Carlos Osorio, quien no se casa con algún futbolista.

“Deja abierta la posibilidad para que el jugador que tenga el talento, las características que busca, va a tener una oportunidad de ser convocado y no siempre los mismos jugadores”, dijo Herrera.

“La verdad que eso también lo dejó bastante claro, hubo jugadores con polémica por su llamado como en el caso de Cándido Ramírez (contra Senegal), que él destacó que lo conocía anteriormente por sus características y que podrían ayudar a este sistema”.
Como centro delantero, Eduardo compite con Javier Hernández y Raúl Jiménez por un sitio para los duelos contra Canadá. Le ganó la carrera a otros consagrados, en particular a Vela y a Peralta que jugaron al comienzo de esta Eliminatoria.

“Son todos jugadores de élite, pero siempre he tenido la ilusión de formar parte de la Selección, voy a tratar de hacer lo mejor posible con mi club para tener oportunidad más adelante, más que competir con esos nombres la competencia es con uno mismo y si uno está en buen nivel habrá oportunidades y convocatorias”, mencionó.

Herrera destacó la claridad de conceptos de Osorio pese a que en el medio haya sido criticado por sus tecnicismos.