Frustrado

Sergio Pérez tuvo el mejor desempeño del año en la pista, pero el clasificador no lo reflejó así, situación que lamentaron el tapatío y su equipo Force India, que se fue en blanco de Shanghai pese a un prometedor inicio.

Checo llegó a rodar en la tercera posición, sin embargo, el ingreso del Safety Car temprano en la carrera modificó los planes del equipo y el VJM09, que ha mostrado no ser muy dócil con los neumáticos, se desplomó todavía más en la parte final de la carrera.

“Hoy las cosas no salieron como quisimos y el momento del auto de seguridad no me ayudó. La salida fue muy buena y la carrera parecía prometedora. Rodaba en tercera posición cuando apareció el coche de seguridad y no tuve otra opción más que entrar a los pits, lo que me dejó atrás de la parrilla”, explicó el tapatío de 26 años de edad.

El mexicano regaló buenos momentos en el trazado del Shanghai International Circuit, principalmente en un duelo con el McLaren de Jenson Button y el Williams de Valtteri Bottas, sin embargo, todo mermó mucho más en la duración de sus gomas.​

“Peleé duro porque los coches cerca de mí iban con neumáticos diferentes, y había varios autos recuperándose también. Todo esto le quitó mucha vida a mis llantas. Hubo luchas entretenidas en la competencia y protagonicé buenas peleas, pero los puntos se esfumaron en la última parte de la carrera.

“Creo que elegimos la estrategia adecuada y tuvimos buenas opciones, pero la carrera no se desarrolló a nuestro modo. También es claro que tenemos que seguir haciendo nuestra tarea para volver más fuerte en las próximas carreras”, concluyó Sergio en el comunicado del equipo.