Feliz cumpleaños

Víctor Manuel González Dávila, uno de los fundadores de Pumas, alistaba el festejo del 65 aniversario de la llegada de la escuadra universitaria al futbol profesional, sin embargo, la muerte lo sorprendió el 23 de agosto, apagando la celebración, en la cual buscaba reunir a los ex jugadores que todavía estaban en pie para recordar aquel partido del 12 de septiembre de 1954, en el cual hicieron su aparición en la Segunda División.

Semanas atrás el capitán de los universitarios en el ascenso, Manuel Echávarri también se adelantó en el camino y de los 31 estudiantes que formaron parte de aquel primer equipo, solo sobreviven Juan Weber, Alfredo Lama, Carlos Quintana, Carlos Martín del Castillo, Eduardo Sanguino, Roberto Juárez Sánchez y Antonio Figueroa.

Weber recordó que fue un grupo de estudiantes de Preparatoria y de las Facultades de Ingeniería y Arquitectura los encargados de presentar a Pumas en el aquel partido contra Monterrey, que perdieron por 3-1.

“Nunca imaginé cómo iban a cambiar las cosas, nada quedó de aquellos estudiantes que jugaban por puro amor a la camiseta y que éramos elegibles hasta que estábamos próximos a terminar nuestras carreras. Cierras los ojos y vienen aquellas anécdotas, los años en que nos juntábamos para defender la playera y hoy es otra cosa, son profesionales 100 por ciento, pero nunca deben olvidar estos pequeños detalles que hicieron grande al equipo”, recordó.

La escuadra auriazul fue dirigida por el costarricense Rodolfo Butch, quien tuvo que sortear todo tipo de obstáculos para lograr que los futbolistas se aplicaran en los partidos, poniendo la base de un verdadero equipo.

“Estaba en la Escuela Nacional Preparatoria 1 en San Idelfonso, me metí al equipo de futbol y de pronto nos hablaron de juntarnos para formar un equipo que iban a ser los Pumas, no lo pensé dos veces y me presenté. Había otros estudiantes de la Universidad, yo era volante por el centro, le pegaba con izquierda y derecha. El equipo tenía que hacer de todo para llegar a los partidos”, recordó Weber.

Eduardo Sanguino se presentó y les dijo: “Quieren goles, aquí estoy yo”. Y luego de verlo en acción, el tico Butch le dio la entrada al equipo.

Leave a Reply