Doble récord

Steve Kerr tiene el honor de haber sido parte de los dos mejores equipos de la historia, los Warriors de 2015-16 (73-9), y los Bulls de la 1995-96 (72-10).

Lo curioso es que en ambos equipos tomó un papel de segundón, incluso en la quinteta de Golden State que dirige en esta campaña.

Hace 20 años, Kerr era un reserva de 23 minutos que suplía al titular Ron Harper en aquellos Bulls de Michael Jordan y se caracterizaba por ser un certero triplero.

En la presente campaña, ya como entrenador, regresó al puesto después de media temporada luego de recuperarse de una operación en la columna vertebral.

El inicio de los Warriors fue espectacular y al mando estuvo Luke Walton, aunque la NBA le otorga por ley todo el récord de victorias a Kerr, pese a que su asistente comenzó la campaña 24-0, pero le cedió el puesto al jefe tras 43 partidos, donde presumía 39-4.

Kerr asumió su sitio en la dirección y los actuales campeones tuvieron marca de 34-5.

El entrenador en jefe de Golden State reconoce eso.

“A lo largo de 82 partidos, las órdenes del entrenador se desgastan con rapidez, por lo que afortunadamente Luke dirigió los primeros (43), así que no tuvieron que escucharme tan seguido”, explicó Kerr a la prensa estadounidense tras imponer el récord.

Como jugador en los 90, Kerr fue el quinto anotador del equipo al promediar 8.4 puntos por juego.

Después de todo, líder o no, Kerr es el único afortunado en haber estado en ambas franquicias ganadoras.

Hace unos años, cuando era analista de televisión, Kerr aseguró que nadie rompería el 72-10, sin saber que él dirigiría a los Warriors a la hazaña; y ahora de nuevo dice que jamás nadie lo superará.