Del anonimato, al campeonato

Ni un guionista de Hollywood se habría planteado esta historia de éxito: en siete años un equipo iba a saltar de la Tercera División a ser candidato al título en la Liga Premier.

El Leicester City, modesto equipo fundado en 1884, registra 72 puntos en la liga de Inglaterra.

Su más cercano perseguidor es el Tottenham, que suma 65. A falta de 5 jornadas para que concluya la campaña, los aficionados del equipo ya anhelan ese título impensable.

A los Foxes les basta con ganar 3 de los 5 partidos que restan para proclamarse como históricos campeones.

La fórmula de éxito del Leicester a primera vista podría resultar sencilla, pero no, el propietario Vichai Raksriaksorn ha sabido promover el espíritu de crecimiento, lucha y trabajo en equipo en el club, todo esto de la mano del técnico italiano Claudio Ranieri.

Y ni siquiera acompañado de dinero de sobra, como ha sido común en varios equipos de la misma Premier. Por poner un ejemplo Sergio Agüero, delantero estrella del Manchester City, está tazado en 66 millones de dólares, el triple de lo que vale toda la defensa del Leicester.

“Nunca había visto a jugadores tan hambrientos”, ha dicho Ranieri, quien ya tiene a los Foxes en la próxima Champions League. Y sí, se refería a la manera en la que se alimentan, pero también a lo que aspiran dentro y fuera de la cancha.

Lo que más resalta el estratega es que ha logrado armar un equipo en el que todos corren, todos luchan, todos tienen en sus manos la oportunidad de sus vidas, pues antes de la exitosa campaña eran unos desconocidos, que jugaban en las categorías inferiores.