De oro y plata

La constancia y calidad del catcher de los Cardenales, Yadier Molina, fue reconocido por la empresa Rawlings que le entregó su octavo Guante de Oro y cuarto Guante de Platino.

Es el octavo Guante de Oro en forma consecutiva para el receptor puertorriqueño, quien también ha sido convocado a los últimos siete Juegos de Estrellas.

“Es un premio especial; nunca olvidaré la primera vez que me lo dijeron a mí”, dijo el mánager de San Luis, Mike Matheny, quien ganó cuatro Guantes de Oro como catcher de Grandes Ligas.

“Es algo que un receptor tiene como orgullo quizás más que los jugadores de otras posiciones. Claro, es un punto de vista de un catcher, pero sé lo que se tiene que hacer para jugar en ese puesto”, agregó.

El Guante de Oro es otorgado cada año al mejor jugador defensivo de cada posición por voto de los mánagers y coaches de Grandes Ligas, mientras que el Guante de Platino es a base de las votaciones de los fanáticos.