Cuna de Medias Rojas

Curiosamente, el primer pelotero mexicano en jugar en Grandes Ligas, Baldomero “Melo” Almada, lo hizo con los Medias Rojas, de 1933 a 1937.

Sin embargo, antes de la temporada pasada, sólo seis jugadores tricolores, incluyendo a Almada, habían aparecido en al menos un juego con Boston en la historia, apenas tres desde 1971.

En 2015, cuando Dave Dombrowski tomó el cargo de operaciones deportivas, los patirrojos voltearon a México y encontraron una joya llamada Héctor Velázquez, quien sumaba siete temporadas en Liga Mexicana de Beisbol y en la del Pacífico, donde presumía dos premios como Pitcher del Año.

El scout Édgar Pérez vio al pitcher sonorense lanzar en la Serie del Caribe de 2017 en Culiacán y quedó impresionado. Con los archirrivales Yanquis mostrando interés, los Medias Rojas le hicieron una oferta por 30 mil dólares a los Piratas de Campeche y lo compraron el 18 de febrero de 2017.

“Estaba esperando una oportunidad y rezando por que llegara. Yo quería ir a Boston, porque ellos fueron los que mostraron más interés”, dijo Velázquez, de 29 años, durante los entrenamientos primaverales.

Tras debutar el año pasado en la Gran Carpa, el derecho aprovechó una serie de lesiones para colarse al roster del Día Inaugural este calendario y se ha convertido en el comodín del mánager Alex Cora, ya sea como relevista largo o abridor ocasional.

“Si podemos asesorarlo en que maximice sus pitcheos en cada salida, puede ser muy, muy bueno”, afirmó Cora.

Lo hecho por el oriundo de Ciudad Obregón le abrió la puerta a otro mexicano probado en el País, el segunda base Esteban Quiroz, quien fue comprado de los Leones de Yucatán y batea .302 con cuatro jonrones y 13 producidas en 15 juegos en la sucursal Doble AA, en su primera experiencia en el beisbol estadounidense.

Hace unas semanas, los patirrojos firmaron al joven lanzador, de 17 años, Aldo Ramírez, de los Rieleros de Aguascalientes.

Velázquez, quien no lanzó en la primera serie de la campaña contra los Yanquis, buscará, a partir de hoy, experimentar por primera vez la rivalidad más importante en los deportes profesionales de Estados Unidos.

Por ahora, el sonorense ha respondido con creces, y mientras luzca arriba de la loma, las expectativas seguirán creciendo, por lo que estará en él manejar la presión y establecerse en la Gran Carpa.

Leave a Reply