Batalla por el trono

Dos imperios futbolísticos de Inglaterra se enfrentarán por el máximo trono del futbol europeo, en la Final de la Liga de Campeones.

La armada del Liverpool, comandada por Jurgen Klopp, llega por segundo año consecutivo a la Final, después de aplastar 4-0 al Barcelona en la vuelta de la Semifinal.

Del lado opuesto está el ejercito del Tottenham Hotspur, liderado por Mauricio Pochettino. Tras eliminar dos equipos con propuestas futbolísticas espectaculares, el Manchester City, en Cuartos, y el Ajax, en Semifinales, los del norte de Londres alcanzaron la primera Final de Champions en su historia.

El orden es característico en ambos conjuntos, pero Klopp y Pochettino tienen rasgos distintivos en su forma de establecer el ataque y recuperar la pelota.

Los Reds llevan la pelota al campo contrario con rapidez; proyectan a sus dos laterales -Trent Alexander-Arnold y Andy Robertson- para lanzar centros al delantero nominal; los extremos se suman a la búsqueda del remate, y alguno espera en una posición retrasada por si el trazo es diagonal.

Para recuperar la pelota, ejercen una presión intensiva y numérica sobre el poseedor del balón. Esa estrategia fue denominado “gegenpressing”.

La fortaleza del ataque de los de Pochettino está en la calidad individual de Heung-Min Son, Lucas Moura y Dele Alli en el último cuarto del campo.

Con un bloque compacto, el Tottenham asfixia a sus rivales por el centro y orienta el juego por los laterales, donde Kieran Trippier y Danny Rose atacan a quien tiene el balón.

La capacidad de adaptación de los Spurs ante a la ausencia de Harry Kane y Son, y su perseverancia para sobreponerse a los marcadores adversos, auguran que nada estará sentenciado hasta el silbatazo final.

Leave a Reply