Arma una fiesta

El Chelsea se metió al Villa Park y con dos de los tantos a cargo del español Pedro Rodríguez, goleó 4-0 al Aston Villa, un equipo que está hundido en el fondo de la clasificación y que dio un paso más en su camino hacia la Championship, segunda categoría del futbol inglés.

En la previa, el entrenador de los londinenses, el holandés Guus Hiddink, que, sin nada que jugarse en esta recta final de campeonato, el Chelsea “debería experimentar” ante la temporada que viene.

Y así hizo hoy el veterano Hiddink en Birmingham. Con John Terry y Gary Cahill, los centrales titulares, con molestias, apostó por el joven zaguero estadounidense Matt Miazga, llegado el pasado mes de enero procedente de los New York Red Bulls, de la MLS.

Además de Miazga, el conjunto del suroeste de Londres salió de inicio con los jóvenes Baba Abdul Rahman, en el costado izquierdo, y con el canterano Ruben Loftus-Cheek, una de las joyas de las inferiores del Chelsea e internacional inglés Sub 21, en la mediapunta.

El internacional inglés devolvió la confianza depositada abriendo el marcador al minuto 26 con un remate desde dentro del área, a centro de César Azpilicueta, que tocó en Joleon Lescott y despistó al portero.

Ahí comenzó a engrasarse la maquinaria de los blues, que en el tiempo de compensación de la primera mitad doblaron su ventaja en el marcador con el primer tanto en la Premier League del brasileño Alexandre Pato.

El ex jugador de Internacional, Milan, Corinthians y Sao Paulo, llegado a la capital británica hace 64 días, empezó el choque en el banquillo, pero saltó al terreno de juego mediada la primera mitad por la lesión del francés Loic Remy.