Ante un “grandote”

En el rubro físico, Haití ya le anotó a México de cara a la Semifinal de la Copa Oro.

Como suelen ser los caribeños, destacan por su fortaleza. Son rápidos, potentes, resistentes. Se imponen en las pelotas divididas dada su fuerza y la estatura: el grueso de la plantilla está cerca del 1.82 metros, 10 centímetros más del promedio del equipo mexicano.

México tiene a jugadores como el capitán Andrés Guardado, de 1.67 metros, Luis Montes (1.65), Fernando Navarro y Orbelín Pineda (1.69).

Haití, por el contrario, no tiene algún jugador abajo del 1.70 de estatura. Su elemento más bajito es el volante Bryan Alceus, de 1.73.

Sus delanteros son unos toros, pero sus centrales aun más. Jems Geffrard mide 1.93, mientras que Andrew Jean Baptiste 1.89.

Esas ventajas físicas son ideales para jugar al contragolpe, al violento despliegue, para cazar al rival al mínimo parpadeo, que lleva mejor registro que el Tri hasta ahora, con cuatro victorias.

“Haití es un equipo tremendamente efectivo que aprovecha al máximo las posibilidades que le da al rival de meterse al partido, le permitió Costa Rica y aprovechó, le permitió Canadá con un error de una pelota hacia atrás y posteriormente un penal, y lo han aprovechado, un rival con el que hay que trabajar los 90 minutos con intensidad, la mínima concesión la aprovecha”, expresó Gerardo Martino.

“Lo más importante es jugar más el partido que queremos nosotros y menos el que quiere Haití”.

Leave a Reply