Acepta que mintieron

El delantero peruano Paolo Guerrero se declaró este domingo “consternado” tras conocer que ex trabajadores de un lujoso hotel de Lima declararon que él no fue responsable por el consumo de un mate contaminado que llevó a que fuera suspendido de toda actividad deportiva durante 14 meses por dopaje.

“En realidad estoy consternado, sin palabras, esto ha sorprendido a todo el mundo. Siempre, desde un principio, actué con la verdad y hoy ganó la verdad. El Swissotel impidió que esta verdad se sepa y fue mintiendo y amenazando a sus trabajadores”, declaró Guerrero en comunicación.

El programa “Domingo al día”, de la cadena local América Televisión, entrevistó a cinco ex trabajadores del Swissotel Lima, quienes indicaron que sí hubo irregularidades durante la atención a la Selección de Perú que se alojó en octubre de 2017 en ese hotel.

Un mozo que atendió a la seleccionado afirmó que la contaminación se produjo porque un té con limón que pidió Guerrero se hizo en unas “jarritas” usadas para los mates de coca, mientras que otro ex trabajador confirmó que preparó ese té en un recipiente en el que antes se preparó uno de esos mates.

Otro ex mozo apoyó la versión de la defensa de Guerrero de que se produjo una contaminación cruzada y uno de sus compañeros, quien fue asistente de alimentos y bebidas del hotel, consideró que lo ocurrido fue responsabilidad exclusiva del alojamiento.

Los entrevistados afirmaron que guardaron silencio por temor a represalias, ya que si querían conservar su trabajo no podían preguntar sobre el tema y se les indicó lo que tenían que decir.

Guerrero, quien está concentrado en Buenos Aires con el Internacional de Brasil antes de jugar este martes un partido por la Copa Libertadores contra River Plate, remarcó que estos testimonios confirman que él siempre dijo la verdad.

El capitán de la selección de Perú reiteró que cuando fue a pedir ayuda al Swissotel, donde tomó el presunto te contaminado, le cerraron las puertas, por lo que informó que sus abogados están viendo este asunto.

El Swissotel emitió, por su parte, un comunicado en el que rechazó las versiones expresadas en un medio de comunicación que buscan dañar la reputación de su organización y añadió que iniciará acciones legales contra quienes vienen difamando y amenazando a la empresa, a sus colaboradores y a sus familiares.

Agregó que en este caso “ha proporcionado información veraz y oportuna” y reiteró “su estricto cumplimiento del marco jurídico en todos sus ámbitos, así como su confianza en la justicia peruana”.

Tras conocerse las declaraciones de los ex trabajadores, la Fiscalía de Perú anunció en Twitter que la Primera Fiscalía Provincial Penal del distrito de San Isidro, “analizará inmediatamente abrir nueva investigación en torno a esos hechos”.

Por este caso, un tribunal ya ha abierto un proceso contra el abogado del Swissotel Jaime Durand por presunta violación al secreto profesional y falsedad genérica, después de que Guerrero lo denunciara por supuestamente haber mentido a la Agencia Mundial Antidopaje en las informaciones que remitió sobre las circunstancias que condujeron al dopaje.

El delantero fue sometido, tras el partido del 5 de octubre de 2017 ante la selección de Argentina en Buenos Aires, a un control antidopaje que dio positivo por benzoilecgonina, conocido por ser el principal metabolito de la cocaína.

Inicialmente la FIFA lo suspendió durante un año, pero luego rebajó el castigo a seis meses tras una apelación, aunque el jugador acudió al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) de Suiza para buscar su total absolución, pero recibió 14 meses de suspensión.

Solo un recurso extraordinario presentado en el Tribunal Federal de Suiza le permitió disputar con la selección de Perú el Mundial de Rusia 2018, donde anotó un gol ante Australia, mientras que su sanción concluyó el pasado 5 de abril, cuando quedó habilitado para jugar en el Inter brasileño y la selección peruana.

Leave a Reply