Acepta mala conducta

El goleador de Leicester Jamie Vardy aceptó hoy un cargo de conducta impropia por la Asociación de Fútbol de Inglaterra, por su reacción al árbitro tras ser expulsado de un partido contra West Ham el fin de semana.

Vardy ha solicitado una audiencia personal con el panel disciplinario de la FA, en un esfuerzo para evitar que su suspensión regular por un partido sea extendida.

Leicester está con una ventaja de cinco puntos sobre Tottenham como líder de la Premier, cuando le restan cuatro partidos a la campaña, y una prohibición larga de Vardy pudiera dañar sus aspiraciones titulares.

Vardy se enredó con el zaguero Angelo Ogbonna, antes de caer en el área de penal en la segunda mitad del duelo del domingo.

Vardy confrontó enfurecido al árbitro Jon Moss tras recibir su primera roja de la campaña.

En ese momento, Leicester lideraba gracias a un gol de Vardy, su gol 22 de la campaña, pero terminó empatando 2-2.