A la baja

Oribe Peralta traicionó uno de los principios sagrados del americanismo, y en su momento menos goleador.

Por decisión propia y, todavía con un año de contrato con el conjunto de Coapa, “El Cepillo” se vio seducido por una oferta del Guadalajara, equipo con el que jugará a partir del Apertura 2019.

La noticia le cayó como balde de agua fría a los aficionados de las Águilas y el Rebaño Sagrado, la mayoría de ellos descalificó el movimiento por tratarse de una transacción entre acérrimos rivales, algo que hasta hace seis años estaba prohibido por acuerdo de ambas directivas.

Peralta, de 35 años de edad, fue capaz de romper esa barrera para llegar a una escuadra con urgencia de un líder, papel que el delantero desarrolla a la perfección, aunque ya en el ocaso de su carrera como futbolista.

Y es que el protagonismo del “Hermoso” en el América vino a menos debido a su baja cuota goleadora, sus constantes lesiones y la presencia de otros atacantes en mejor momento.

De entrada, la producción en las redes de Peralta se vino abajo de forma dramática. En sus últimos cinco torneos en el América, Oribe disputó 78 partidos de Fase Regular y apenas marcó 26 goles.

El semestre pasado, “El Cepillo” fue intervenido quirúrgicamente de una lesión en el tobillo izquierdo que le provocó perderse 14 partidos de Fase Regular.

Finalmente, la presencia de Nicolás Castillo, Roger Martínez y Henry Martín lo dejó como la cuarta opción de Miguel Herrera en el ataque. Suficientes razones para buscar una salida.

Oribe Peralta renunció a la etiqueta de ídolo del América, nunca la quiso, tanto lo demostró que hoy ya es del Guadalajara.

Leave a Reply